COMUNICACIÓN

IZQUIERDA UNIDA DE CUENCA


8 de Marzo. DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER
MANIFIESTO DE IZQUIERDA UNIDA DE CUENCA

Si bien estamos en un país en el que la Constitución dice que tod@s somos iguales, desde diferentes estamentos esta igualdad es papel mojado.

Las reformas económicas realizadas por los sucesivos gobiernos para asentar el modelo económico neoliberal están comprometiendo la teórica igualdad de oportunidades de las mujeres, por lo que está aumentando la pobreza de éstas.

En lo que se refiere a la situación laboral, la tasa de actividad femenina en el Estado Español es según los datos publicados más recientes del 39,7% frente a la masculina del 63,8%. El paro femenino ronda el 19%, más del doble que el masculino, y nuestros salarios están 25 puntos por debajo del de los hombres. El número de paradas ronda los 13 millones en la EPA y el millón en el INEM. ¿qué se puede proponer desde la izquierda?

El reparto de todo el trabajo socialmente necesario, incluido el doméstico.

Medidas específicas referentes a las condiciones laborales de las mujeres, como el control y la inspección de la economía sumergida, la regulación del servicio doméstico y la implantación de políticas de igualdad de género. Igualdad salarial para tod@s por trabajo de mismo valor.

La utilización del INEM y no de las ETT's, para la contratación de trabajadoras y trabajadores por parte de las administraciones públicas.

Potenciación del sector público, sobre todo en educación, sanidad y atenciones sociales, con el fin de que se aborde desde el Estado las tareas de atención y cuidados de mayores y niñ@s, y suspensión de los procesos de privatización.

Las discriminaciones de género se convierten en un obstáculo más para afrontar la inmigración en el caso de las mujeres inmigrantes ya de por sí difícil. Soportan sueldos miserables, trabajando en su mayoría en la economía sumergida, y muchas otras se ven forzadas a la prostitución.

La violencia de género es una espantosa realidad: el número de mujeres muertas dentro del ámbito familiar aumentó de 49 (en 1998) a 66 en el año 2000. El año 2001, ha seguido la misma pauta asesina, pero sigue sin haber una política judicial adecuada al respecto, las medidas de protección y policiales son insuficientes, la situación sociocultural y económica en la mayoría de los casos, hace que las mujeres víctimas de malos tratos estén sometidas además a un desamparo total por parte de la sociedad

Las guerras siempre se ceban en l@s más débiles. Lo sucedido en Afganistán pone una vez más de relieve este hecho: las mujeres oprimidas por los talibán han padecido con especial dureza los ataques de EE.UU. y sus aliados.

Es imprescindible una política educativa diferente, que proponga un cambio de valores y pasar de una sociedad individualista y discriminatoria hacia la mujer, a una sociedad igualitaria y solidaria. Lo que se enseña en los Centros escolares es fundamental para la construcción de la sociedad futura.

A todas  las personas que pretendemos que este planeta viva en paz y equidad, nos sigue correspondiendo la tarea de seguir insistiendo en que se reconozca la contribución de las mujeres al crecimiento económico. Necesitamos continuar promoviendo y apoyando la eliminación de la discriminación en el sistema educativo, debemos seguir potenciando el empleo de las mujeres y debemos seguir oponiéndonos a toda clase de violencia.

 

Cuenca, 7 de marzo de 2002