COMUNICACIÓN

IZQUIERDA UNIDA DE  CIUDAD REAL


Estaciones Base de Antenas de Telefonía Móvil.

Comunicado del Área de Medio Ambiente de Izquierda-Unida.

(Valdepeñas, 15 de enero de 2002). Durante los últimos días, se vienen repitiendo insistentemente en todos los medios de comunicación noticias, actuaciones y resoluciones que tienen que ver con la telefonía móvil y mas concretamente con las instalaciones dentro del casco urbano de estaciones base de antenas de telefonía que son permanentes emisores de ondas que generan los famosos campos electromagnéticos.

Si estos campos producidos por las antenas son o no con certeza absoluta generadores de enfermedades, tumores, indisposiciones o alteraciones de los biorritmos, es algo que la comunidad científica está estudiando con mas o menos afán.

Por tanto, se pueden esgrimir argumentos tanto a favor como en contra de los posibles efectos que estos campos electromagnéticos ejercen sobre la salud pública pero no existe absoluta y tajantemente ningún argumento científico, técnico, social ni político que aconseje, inste, obligue o imponga la instalación de las estaciones base de telefonía móvil dentro del casco urbano de las ciudades y pueblos o al menos a una distancia inferior a 1.200 m. como ha aconsejado la conferencia de expertos de Salzburgo.

Tan solo las empresas de telecomunicaciones pueden argumentar el asunto económico. Lógicamente, es más barato instalar la antena donde existen enganches de luz, agua, comunicaciones y buen acceso que instalarla en medio del campo, en suelo no urbanizable y en donde primero hay que dotar y crear toda esa infraestructura en la zona donde se deba poner la antena.

Por tanto ante toda esta información contradictoria según la fuente que se cite, se debería imponer el principio de precaución y prevención recomendado por la OMS y por la Unión Europea, de modo que mientras no se tenga ningún dato contrastable y meridianamente certero, las antenas  y estaciones emisoras deberían instalarse a una distancia mínima de la población de 1.200 m. Y por supuesto en zona no urbanizable con los consiguientes cerramientos para impedir los accesos.

Luego entonces, ¿de qué estamos hablando?.

De que a las empresas de telefonía les sale el negocio más barato si ponen la antena dentro del pueblo que fuera.

Pero eso les pasa a todas las industrias, que buscan su mayor rentabilidad y sin embargo por ser molestas, insalubres o peligrosas, están reguladas por normativas y ordenanzas locales y de ámbito superior.

Todas, menos a las antenas de telefonía móvil.

Desde estas líneas, invitamos al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valdepeñas para que lea y estudie detenidamente la propuesta de Izquierda Unida para Ordenanza Marco Municipal sobre Instalaciones de Telecomunicaciones que les haremos llegar y, por supuesto, hacemos partícipes de esa invitación a todos los/las habitantes de Valdepeñas que pueden obtener esa información en la sede de I.U.

 

Área de Medio Ambiente de I.U.